Blog CestaShop
Nunca le hagas esto a un vino
Cosas que no se deberían hacer al vino

Hay una serie de cosas que no se deberían hacer al vino cuando si desea realmente disfrutar de él al máximo.

Estamos más que acostumbrados a escuchar eso de «lo que hay que hacer para disfrutar el vino». Pero, no es tan frecuente que nos detengamos a ver qué detalles hacemos mal, para evitarlos y no volver a cometerlos.

Porque el vino es un producto sensible, que se puede ver condicionado por todo tipo de factores externos. De tal modo que un gran vino podría verse arruinado simplemente por la forma en que ha sido conservado, el tiempo que ha estado abierto o la forma en que ha sido enfriado. ¿Lo sabías?

Para muchos, puede resultar algo exagerado. Incluso sibarita el hecho de cuidar ciertos detalles para vivir la experiencia del vino de forma correcta.

Pero, desde aquí, os diremos que nada más lejos de la realidad. Evitar ciertos aspectos es clave para que el vino que tomes esté en perfecto estado y ni es una pose ni tampoco algo exclusivo solo al alcance de unos cuantos privilegiados.

Desde CestaShop queremos recordar esas cosas que no es recomendable hacer con el vino. Para que cada día lo puedas disfrutar más. Porque el vino es un pequeño «lujo asequible» que fácilmente podemos permitirnos y que siempre debe disfrutarse como merece.

 

Cosas que no se deberían hacer al vino (y, sin embargo…hacemos)

#1 -Agitarlo antes de servirlo

Como punto de partida diremos que el vino no es un «zumo». Está hecho de una fruta como es la uva pero… no se trata una botella de vino como si fuera un paquete de zumo de naranja. Por tanto, ni se agita, ni se mueve, ni se balancea si tampoco se zarandea antes de descorcharlo y servirlo.

El motivo es evitar que los posos que pueda tener o cualquier partícula del corcho se mezcle con el vino que va a servirse a continuación. Cuida este detalle y verás como vas a poder disfrutar más de la calidad de los vinos que tomas.

 

#2 -Someterlo a cambios bruscos de temperatura

El vino puede perder parte de sus propiedades si se somete a cambios bruscos de temperatura en un corto espacio de tiempo. Y, de la misma manera que debemos servirlo a la temperatura adecuada, es importante no alterarlo con variaciones extremas si no queremos que varíen sus cualidades propias.

Porque una temperatura excesivamente fría hará que el vino pierda parte de sus aromas y acentuará sus sabores ácidos. Mientras que un vino excesivamente caliente potenciará sus sabores dulces y la presencia de alcohol cobrará protagonismo. Lo que, en el fondo, acabará por estropear el vino y la sensación no será la esperada (en este link puedes te explicamos cómo distinguir un vino defectuoso).

 

#3 – Abrirlo y olvidarse de él

Si en algo coincidimos todos los winelovers, es que el vino es para tomarlo y disfrutarlo.

Pero con frecuencia olvidamos que en cuanto se descorcha una botella, comienza un imparable proceso de oxidación, que hace imbebible el vino unos días después de haber sido abierto. Cada vez que abras un vino y no finalices la botella, lo más recomendable es conservarlo en un lugar fresco, bien cerrado con el corcho y consumirlo en no más de 2 ó 3 días. Si te interesa el tema, te animamos a conocer aquí en detalle cuánto tiempo puede aguantar un vino abierto en buen estado.

 

#4 – Dejar que se acumule el polvo en las botellas

Hay quien piensa que una botella de vino envejecida y llena de polvo es sinónimo de vino de calidad que ha envejecido bien. Pero, la verdad es que, esta creencia no puede ser más errónea.

El moho, el polvo, las telarañas y cualquier tipo de suciedad pueden afectar negativamente al vino. Para evitar que eso ocurra, lo mejor es limpiar las botellas, cada cierto tiempo, con un paño limpio y simplemente impedir que se adhiera a ellas la suciedad. Eso sí, ten en cuenta que no debes emplear en esa limpieza ni productos químicos ni de limpieza. Su olor suele ser intenso y podría dañar el aroma del vino pese a estar cerrada y precintada la botella.

 

#5 – Guardar la botella demasiado tiempo y no beberlo

Si en algo coincidimos todos los winelovers, es que el vino es para tomarlo y disfrutarlo. Por supuesto, se puede adquirir botellas de vino como parte de una colección. Pero recuerda que, conservar el vino de forma prolongada, implicará disponer de una bodega con condiciones óptimas y unos conocimientos suficientes para que no se estropee con el tiempo.

Siempre te animaremos a descorchar las botellas dentro del margen de tiempo sugerido por la bodega que lo elabora. De otro modo, perderá parte de sus cualidades. Y lo peor es que, incluso, podría quedar inservible para su consumo.

Esperamos que estos pequeños consejos te ayuden a vivir mejor la experiencia de disfrutar tus vinos. Son sencillos, no requieren ninguna inversión previa y, no dudes que, si los pones en práctica, te alegrarás.



¿Quieres un lote de vinos?

Participa, solo por ser suscriptor, en el sorteo mensual de 1 Caja de Vinos CestaShop ¿Quieres ser tú el próximo ganador?

¡Suscríbete ahora y gana!





CestaShop te informa que los datos personales que proporcionas en este formulario son tratados por Almacenes Carmona, S.A. como responsable de la web, con el fin de gestionar el alta de suscripción y envío de la newsletter periódica con información y ofertas de productos. La legitimación es a través del consentimiento del interesado. Tus datos se alojan en los servidores de Mailchimp (consultar aquí su Política de Privacidad). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, portabilidad, olvido y limitación en info@cestashop.com. Para más información, consulta la Política de Privacidad y las Bases del Sorteo.

· Selecciona la casilla de verificación si das tu consentimiento y quieres subscribirte:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *