Blog CestaShop
Claves para enfriar el vino de forma adecuada
Cómo enfriar el vino de forma adecuada

Como aficionado al vino seguro que te has preguntado, en alguna ocasión, cual es la forma de enfriar el vino de forma adecuada.

A nosotros, la experiencia nos ha demostrado que se trata de un tema que siempre crea interés, muchas dudas e, incluso, opiniones encontradas. Y para el que se proponen un sin fin de alternativas y métodos. Que, la verdad, no siempre son recomendables. Y, desde aquí, los vamos a evitar.

Pero, para no complicarte demasiado, vamos a centrarnos en esos detalles que sí o sí deberías conocer y tener en cuenta para enfriar tus vinos correctamente. Y, sobre todo, sin dañarlos en el proceso. Verás que se trata de cuestiones bastante básicas y lógicas. Pero que, igual a ti también te ocurre, por las prisas no siempre tenemos en cuenta.

Principales dudas a la hora de enfriar el vino correctamente

 

¿Realmente se sirve el vino a temperatura ambiente?

En este punto la respuesta va a ser bastante clara y rotunda. No, el vino no se sirve a temperatura ambiente. La razón es muy sencilla. Si la temperatura ambiente en verano es de 35º… ¿servirías el vino a esa temperatura? Y si estamos a bajo cero… ¿se te ocurriría servir el vino congelado?

Esa expresión tan usada, pero tan poco realista, nosotros preferimos sustituirla por otro concepto. Por el de servir el vino a temperatura adecuada. Ten en cuenta que cualquier vino se debe enfriar, si no está a la temperatura idónea de servicio. Incluidos, por supuesto, los vinos tintos.

 

¿Cuál es la temperatura recomendada para servir el vino de forma adecuada?

En este caso la respuesta siempre será que depende del vino del que estemos hablando. La temperatura será diferente si se trata de un vino blanco, tinto, rosado, espumoso o generoso. Además, está condicionada por si tiene o no, crianza. Y, en ese caso, por su tiempo de permanencia en barrica.

Una estimación de la temperatura de servicio del vino según su tipo y crianza es esta:

Vinos blancos sin crianza ligeros: servir entre 7-10º.

. Blancos con crianza: entre

Vinos rosados: de 9-14º.

Vinos espumosos: entre 6-10º.

Tintos sin crianza o con poca crianza: 12-14º.

Tintos con crianza y grandes añadas: 15-18º.

 

¿El vino se puede enfriar en el congelador?

A priori, no es la mejor opción. Ya que un cambio brusco de temperatura y una permanencia excesiva podría afectar al aroma y sabor del vino. Precisamente, para evitarlo la forma óptima de enfriarlo, y mantenerlo a su temperatura perfecta, siempre será un armario climatizado para vinos.

Pero, si no dispones de uno, siempre puedes recurrir a un «plan B» de lo más práctico y, con el que irás sobre seguro, si necesitas enfriar el vino en poco tiempo. Pero con la tranquilidad de conservar intactas todas sus características. Se trata de la tradicional cubitera con abundantes de cubitos y con agua fría. Si quieres acelerar este proceso, puedes disolver una buena cantidad de sal en agua y lo añades a la de la cubitera. De esta forma, facilitarás la transmisión del frío y la botella se enfriará con más rapidez.

 

Y además, para enfriar el vino de forma adecuada ten en cuenta que…

Nunca coloques cubitos de hielo directamente en el vino cuando esté servido, para enfriarlo. De esa forma, solo lograrías aguarlo y destrozar su tacto, aroma y sabor.

Y, si deseas ir 100% sobre seguro, consulta a la bodega elaboradora del vino. En su ficha de producto tendrás la información de servicio a la que sugieren sus productores servirlo para disfrutar al máximo todos sus matices y personalidad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *